• Reza y ayuda a las Vocaciones


    7 de mayo- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Compromiso con las vocaciones


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa


    "Empujados por el Espíritu para la Misión"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en los colegios

4/27/2017

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO JORNADA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES


MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA 54 JORNADA MUNDIAL
DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES
“Empujados por el Espíritu para la misión”

Queridos hermanos y hermanas:

En los años anteriores, hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre dos aspectos de la vocación cristiana: la invitación a “salir de sí mismo”, para escuchar la voz del Señor, y la importancia de la comunidad eclesial como lugar privilegiado en el que la llamada de Dios nace, se alimenta y se manifiesta.
Ahora, con ocasión de la 54 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, quisiera centrarme en la dimensión misionera de la llamada cristiana. Quien se deja atraer por la voz de Dios y se pone en camino para seguir a Jesús, descubre enseguida, dentro de él, un deseo incontenible de llevar la Buena Noticia a los hermanos, a través de la evangelización y el servicio movido por la caridad. Todos los cristianos han sido constituidos misioneros del Evangelio. El discípulo, en efecto, no recibe el don del amor de Dios como un consuelo privado, y no está llamado a anunciarse a sí mismo, ni a velar los intereses de un negocio; simplemente ha sido tocado y trasformado por la alegría de sentirse amado por Dios y no puede guardar esta experiencia solo para sí: “La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 21).

EXPERIENCIA ENCUENTRO DE JÓVENES.

‘Sal de tu tierra’, con este tema comenzábamos el encuentro en el Escorial el pasado 21 de abril.
Todos los jóvenes que estábamos allí compartíamos algo en común: la ilusión por aportar algo a aquellas personas que, simplemente por nacer en otro lugar, no han tenido nuestras mismas oportunidades. 

A veces para poder ayudar simplemente debemos preguntarnos qué haría Jesús. No es necesario tener nada material, sino simplemente poner nuestro corazón, nuestro tiempo y nuestra voluntad a disposición de otros, porque con muy poco es increíble todo lo que podemos hacer por los demás.
Todos los jóvenes que nos relataron sus experiencias misioneras coincidían en algo: más que haber aportado, sentían que las personas a las que intentaron ayudar les ayudaron a ellos; la experiencia les había enriquecido a nivel personal más que cualquier otra experiencia en sus vidas. 

‘Una cosa te falta’, esta fue nuestra reflexión durante el fin de semana. Es curioso, porque no nos falta absolutamente nada en este primer mundo, nada material al menos. Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero reducido nuestros valores. Hemos ido y vuelto de la luna, pero no somos capaces de cruzar la calle y ayudar a nuestro vecino. Buscamos problemas y penas en asuntos irrelevantes. Nos falta perspectiva tal vez, salir de nuestra zona de confort, enfrentarnos a otra realidad y poner nuestra fe y paciencia para lograr un objetivo común.

Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente. (Mateo 10:8)

Escuchar historias de gente como Isabel Solana o Jesús Calero, que dedican su vida plenamente a los demás ha sido inspirador y conmovedor para todos nosotros. Suficiente para hacernos superar nuestros miedos y atrevernos a hacer lo que nos dicta el corazón. 

En unos meses, varios de los que hemos participado en este encuentro iremos a Ecuador a colaborar en la región de Manabí como voluntarios, el hecho de escuchar a otras personas de nuestra edad con los mismos intereses nos ha hecho ver que somos muchos los que queremos y hacemos algo por crear un mundo más justo. Este fin de semana ha reavivado la fe de muchos de nosotros, y nos ha dado energía para ser mejores en nuestro día a día.


Nuria Vázquez, Profesora en el Seminario Menor de Ourense.





4/26/2017

PRESENTACION DE LA JORNADA DE VOCACIONES NATIVAS

OMP.
COMPROMISO CON LAS VOCACIONES

El cuarto domingo de Pascua es el día dedicado a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Desde hace 54 años, en este domingo “del Buen Pastor” la Iglesia pide con confianza filial al Dueño de la mies que envíe nuevos obreros para anunciar el Evangelio y ser instrumentos de salvación, y le da gracias por las vocaciones que suscita entre los jóvenes. En España, a esta convocatoria se suma la Jornada misionera de Vocaciones Nativas, de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que añade a aquella petición el compromiso por las vocaciones en los países de misión.

Para la preparación de esta gran Jornada vocacional, trabajan conjuntamente tres organismos eclesiales: la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, encargada de ayudar a las diócesis en la pastoral vocacional; el Área de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER, que colabora con las instituciones religiosas en su empeño por suscitar y acompañar las vocaciones a la vida consagrada; y las Obras Misionales Pontificias, que se ocupan de cooperar con las Iglesias locales de los territorios de misión en el sostenimiento de sus vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa.


Al servicio de la Iglesia universal

Lo que da unidad y consistencia a la celebración conjunta de estas dos Jornadas es el carácter universal de cualquier vocación. Una llamada al servicio de la Iglesia no puede circunscribirse a unos límites geográficos e institucionales: cualquier vocación es, por esencia, una invitación a servir a la Iglesia donde ella necesita ser servida. Y es que, en el origen de una vocación, está la acción del Espíritu Santo; no se trata de una iniciativa particular. “Empujados por el Espíritu...”, comienza titulando Francisco su Mensaje para esta ocasión. Es el Espíritu de Dios quien llama y envía personas al servicio del Evangelio en el mundo. Que esta llamada no es un añadido a la fe y a la vida del cristiano, sino que está en su misma entraña, lo ratifica el hecho de que en todas partes están aflorando llamadas de muchos jóvenes a la vida consagrada y al sacerdocio.
Ahora bien: cada llamada vocacional que suscita el Espíritu solo puede ser identificada si hay una correspondencia en la disponibilidad de la persona para contestar: “¡Aquí estoy, envíame!”. Respuesta generosa y de entrega, que también ha de resonar en las instituciones eclesiales que asumen la responsabilidad de enviar estas vocaciones a otros lugares distintos de sus propias demarcaciones. La disposición generosa de los llamados no puede quedar truncada ni empequeñecida por el planteamiento egoísta de atender únicamente los propios ámbitos. Es tiempo para la audacia y el coraje que abren las puertas y empujan a quienes han dicho “sí” a que “vayan, sin miedo, para servir”, como alentaba el Papa en la JMJ de Río.


Ponerse en camino

El Espíritu, a través de Francisco, está invitando a quienes han recibido la vocación y a dichas instituciones eclesiales a ponerse en camino y salir al encuentro de los otros que están en las periferias geográficas y existenciales. Su llamada ha sido para ser enviados a anunciar que Jesús ha resucitado, más allá de las propias fronteras. Él, el Resucitado, camina a su lado y les da la fuerza y la alegría necesarias, dice con claridad el Santo Padre en su Mensaje. Cada vocación a la vida consagrada o al sacerdocio ha vivido la experiencia de un encuentro personal, que va calando en su corazón y que ha configurado su identidad. Es la vitalidad de la semilla que paulatinamente va desarrollándose en el interior de cada persona.
Vemos todo esto con claridad en la vocación de los misioneros, que no se guardan para sí ni para su entorno la Palabra y la salvación que han recibido. Gracias a su labor y generosidad, muchos seminarios y noviciados de los territorios de misión están hoy llenos de jóvenes que, una vez barruntado el amor, han abierto su alma a la llamada. Ayudar a estas vocaciones es una de las finalidades de la Jornada de Vocaciones Nativas.
El compromiso vocacional que anima esta doble Jornada es tarea común de toda la Iglesia: afecta a los pastores y responsables eclesiales; también, a las comunidades cristianas; pero, sobre todo, este compromiso vocacional está en cada cristiano. A cada uno de nosotros se nos pide oración, cercanía e incluso cooperación económica para ayudar en la formación de aquellos que son llamados al sacerdocio o a una especial consagración. El Pueblo de Dios ha de tener conciencia clara de que la Iglesia necesita de hombres y mujeres que entregan con radicalidad su vida al servicio de la misión. Y cuando una vocación aparece, la respuesta ha de ser de gratitud al Señor y compromiso para que aquella no se pierda por falta de recursos humanos, espirituales o materiales.




Anastasio Gil (OMP)
Maricarmen Álvarez (CONFER)
Sergio Requena (CEE)

4/25/2017

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES NATIVAS

Las Delegaciones de Vocaciones y de Misiones te invitan a participar en el rezo de Vísperas y Oración por las Vocaciones ante Jesús Eucaristía; acto que será presidido D. Leonardo, Obispo de Ourense, y que tendrá lugar el domingo 7 de mayo a las 18:00 h. en el Convento de las Hermanas Clarisas de Allariz para, seguidamente, tener un encuentro fraternal con la Comunidad contemplativa.

4/21/2017

PEREGRINACIÓN AL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA

El lunes día 17 de abril, una parte del  Grupo de Misiones de esta Delegación se dirigieron a Fátima en Portugal, para hacer una peregrinación juntos y pasar un día de convivencia.Desde allí, ante la Virgen Blanca, recordaron a los misioneros de la Diócesis, a todos los bienhechores vivos y difuntos y a todos los que colaboran en la vida de la Delegación de Misiones. Acompañados por su Delegado, D. Adelino, participaron en la Misa y oraron ante los pies de la Señora con numerosos fieles que pasaron por el santuario a lo largo del día.
Que la Virgen, Reina de las Misiones, anime el espíritu misionero de todos, especialmente, de los jóvenes.

OURENSE PRESENTE EN EL XIV ENCUENTRO DE JÓVENES.

En un ambiente de fraternidad, oración, reflexión, diálogo y búsqueda comienza hoy el XIV Encuentro Misionero de Jóvenes, donde participarán cerca de 150 jóvenes de toda España. 
Agradecemos la respuesta generosa de nuestra Diócesis donde participaran 9 jóvenes junto con el Delegado de Misiones. El matrimonio Gabriel y Ledicia participarán en una mesa redonda compartiendo su experiencia de luna de miel en la misión del Alto Solimoes del Brasil junto a nuestro Obispo Misionero P.Adolfo Zon, que los acogió en su misión, durante mes y medio.
El objetivo de estas jornadas es que los jóvenes, puedan ir descubriendo el valor y el sentido de la actividad misionera de la Iglesia, la dimensión misionera de la fe y la posibilidad de ser llamados a la misión ad gentes.
            
Este año el lema del encuentro gira entorno a la llamda de Jesús al joven rico "Una cosa te falta..." (Mc.10,21) que se inicia con un interrogante sobre el sentido de la vida y concluye con el abandono porque el joven no es capaz de entregar lo que le falta para poder alcanzar la felicidad: “Una cosa te falta…”
Agradecemos la generosa participación y nos unimos en la oración para que este encuentro de sus frutos...